El padre del USB reconoce el principal fallo de su invento

El padre del USB reconoce el principal fallo de su invento

Los USBs sin duda nos han cambiado la vida. Esos pequeños gadgets de gran capacidad aparecieron hace ya más de 20 años para sustituir a CDs y sus antecesores los disquettes y ofrecernos grandes comodidades: tamaño, espacio, facilidad de transporte, simplicidad a la hora de cargar datos y compartirlos, compatibilidad con los ordenadores… Una larga lista de ventajas que no hay duda de que todos conocemos, pero que no hace que olvidemos el que es su gran fallo. El propio padre del USB reconoce que existe, y confirma que lo pasó por alto por una clara razón. ¿Te imaginas cuál es? Sigue leyendo y descubre más sobre el fallo del invento del USB.

La reversibilidad. Efectivamente. Quizás ya lo estabas pensando y has acertado. Seguro que alguna vez has maldecido al USB por equivocarte de posición cuando quieres insertarlo en la ranura de tu ordenador. Es un clásico que ya ocurría con el mítico cable euroconector que nos permitía enganchar televisión y vídeo, cuando los formatos VHS rondaban nuestras vidas. Esa falta de capacidad reversible, esto es, de poder ponerlo en un sentido o en el otro es, según reconoce el padre del USB, el principal fallo de su invento.

Un fallo que, sin embargo, no le era desconocido. Cuando sacó al mercado el Universal Serial Bus (USB) el ingeniero y arquitecto de ordenadores indoestadounidense Ajay Bhatt sabía que lo hacía con esa limitación, pero por una cuestión de ahorro de costes no lo solventó en su momento. Y es que haber hecho el USB reversible habría elevado su coste y precio final al obligar a utilizar el doble de cables para poder conectarlo por una cara o por la otra de manera indistinta.

Conexión no reversible de memoria usb

En una entrevista con el portal de noticias NPR, recogida en un reportaje de El Mundo, el padre del USB reconoce que «en retrospectiva, en base a todas las experiencias que todos hemos tenido, por supuesto que no fue tan fácil como debería ser». No obstante defiende que la decisión final de Intel, empresa que se encargó de su lanzamiento y cuya patente le pertenece, fue acertada. Ese precio más accesible fue el que permitió que los fabricantes de ordenadores se decantasen por incorporar ese tipo de conexión. Y el tiempo, finalmente, les dio la razón.

Afortunadamente, y para alegría de muchos, el USB tipo C ha llegado para salvarnos las vidas. Se trata de un tipo de conector que mejora al USB tradicional en su capacidad de poder conectarse tanto por una cara como por la otra. Una novedad que aterrizó definitivamente en el año 2014 y que convive actualmente con los anteriores estándares. En todo caso, se prevé que para el año 2020 todos los dispositivos electrónicos incorporen el USB tipo C.

Mientras esa estandarización se produce de una manera real, las memorias USB personalizadas siguen siendo una de las grandes aliadas en el entorno informático. Un gadget de gran valor que sigue ocupando los puestos más altos en los rankings del mercado de regalos publicitarios. Sean del estándar que sea, los pendrives corporativos ofrecen un amplio abanico de ventajas que los usuarios valoran y que a las empresas les otorgan la oportunidad de campañas de marketing de bajo coste y alto impacto. La facilidad de ser transportados, las diferentes capacidades de almacenamiento, las opciones de precargar datos en las memorias USBs personalizadas baratas o incluso el poder encriptar esa información, son algunas de esas ventajas más destacadas.

Los pendrives publicitarios permiten, a pesar de su reducido tamaño, llegar a todos los públicos. Memorias USBs personalizadas metalizadas para los clientes más exclusivos, memorias USB con formas 3D para las empresas que buscan impacto o USB TechMate colours con el pantene propio para un resultado más corporativo… Las opciones son tan amplias como amplia es la imaginación y la creatividad. Los costes se reducen al máximo, así como los plazos de entrega, garantizados para estar a tiempo. Y los resultados, son inmejorables.

Memoria usb publicitaria en forma de avión

Está claro que, una vez solventada la principal incomodidad que el padre del USB reconoce, las memorias externas han venido para quedarse, para acompañarnos en nuestro día a día e ir evolucionando en tamaños y formas. Y para convertirse en las aliadas perfectas de las campañas de marketing con regalos personalizados. Nuestro equipo de especialistas en pendrives corporativos cuenta con la experiencia necesaria para asesorarte. Déjate ayudar y encuentra de nuestra mano los USBs personalizados con logo de empresa que estás necesitando para hacer volar tu marca. ¡Adelante!

 

 

Facebooktwitterpinterestlinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.